Misterio

“La vi mientras su auto se deslizaba por el pavimento y finalmente chocaba destrozando la baranda. Escuché su grito desgarrador apagado por el estruendo del carro al estrellarse. El auto se volcó, sólo deteniendo sus alocados giros al estrellarse entre los arboles de aquel barranco. Detuve mi auto. Estaba espantado, quedaba en mi memoria el brillo de unos ojos cafés aterrados que llegaron a hacer contacto con los míos. Bajé del auto para ir por el barranco a ayudarla…

¡No hallé nada!. Subí el barranco, era apenas mediodía, ¡no poda ser un fantasma!, ¿me lo imaginé?. Al revisar la baranda, noté que no estaba rota. Al ir a mi auto, no lo encontré. ¡Me habían robado!

¡No podía creerlo!. Luego era más el coraje que la preocupación de resolver el misterio. Comencé a caminar sin saber hacia dónde iba. Un auto se detuvo y sonó la bocina. Al mirar, vi a la muchacha de los ojos café, estaba conduciendo mi auto. Sonreía maliciosamente, se bajó del auto y desapareció en una carcajada. En ese momento comencé a creer en los fantasmas. Me monté en el auto y arranque a las millas. En el asiento del pasajero vi una bolsa que creo ella había dejado…” – interrumpió su relato, puso sus manos sobre su rostro, moviendo la cabeza en signo de negación.

“¿ Y qué pasó?. ¿Qué había en la bolsa?” – se atrevió a preguntar uno de los que tan atentamente le escuchaban.

“Toda la mierda que les he contado” – removiendo las manos de su cara sonriendo con malicia.

Diario: Destino

Ando sola por este desierto de mares sin cielo.

Pensando en tibias aguas hirvientes en hielo.

No es por que no quiera,
no es por que no tenga…
Es por que así lo quizo el destino.

Destino que se ríe de mi, aunque Dios lo vea.

Estoy perdida, ando sola, descalza, desamparada…

Homework. Make an Essay about the theme: To become a Teacher…

This is some work home my dad found for me recently, from when I was at University. Remember that English is my second language. 

Wanda I Garcia

UPR 2nd year 1st semester 1993-1994

INCO 3015 Prof. Arus

Essay: To become a teacher…

To become a teacher, I’ll need (at least) a bachelor’s degree and a short course with Indiana Jones or Rambo, also I’ll need to very close to God, so he could give me a spiritual advice, a strength. Because I know that all this requirements are needed to be a teacher, my reaction is to say: “NO WAY”.

Children are sweet but are also a nightmare, sometimes I think and I just don’t want to deal with it! I have seen the new generation, they maybe have some hope, but usually, they are out of control.

That’s the clue word: “Control”. When I lose control of something, I get really mad and I lose control of myself. I don’t want to hurt a child for just being one and because I couldn’t stand him. I don’t want to stop him from being a child with adult’s rules…

It’s not that I hate children, it is not that I don’t like them, it is that I know that a child needs to be a child and I’m scared to ruin them that. I prefer them as far as possible from me this way they can keep being children and I will keep myself together for a very long time.

I know that I sound very sarcastic, but it has a psychological reason. My parents are the most wonderful parents in the world, but they also were very strict. They teach me right from wrong and I was always ahead in the way of thinking from the rest of my age. I was the “perfect student”, I was the “model student’ and the “model daughter”… I was alone, very boring for the rest of my class.

Me? Teacher? NO WAY! It was enough being a student. Teaching is a beautiful profession, but is also an art. I you don’t believe, look in Netflix* for the movie “Kindergarten Cop” and convince yourself. That movie should be another requirement for teaching.

“To be a teacher is to be very brave”…   No, thank you. I prefer to be a coward for the rest of my life if this is the standard which courage is measure. I prefer that people say: “Here she ran!” than “Here she died”.

PS: You may not believe it, but I got an “A”, for being original.

Sólo para MACHOS

¡Ok!. Siempre te habías imaginado ser el héroe de alguna película. Soñabas ser el tipo de héroe que si cae en alguna trampa mortal, escapa. Pero mano, ¡ni Indiana Jones sale de esta!. ¡Esto es el colmo!.

Repasas mentalmente como llegaste allí. Pues nada, fácil, el pana te invitó a ver una película de estreno en su casa…. resulta que el estrenado fuiste tú. Apenas llegaste al umbral de la puerta, tropezaste y caíste de cara al piso. Todas las luces se apagaron. Despertaste al sentir que algo frío rozaba tu piel. Intentas ponerte de pie… y nada. Notas que algo sujeta tus muñecas y tobillos, de forma tal que eres una equis gigante. Sientes que eres el objetivo de un tiro al blanco, sin que el color de tu piel tenga nada que ver. Así, que, ya cuadramos la situación. Estas amarrado en el suelo, inmóvil y sientes que cosas frías corren sobre tu piel. Crees que es el momento preciso para declararte en problemas. Tu amigo te ha incluido en un rito extraño sin informártelo. Comienzas a preocuparte, mejor dicho, estás aterrorizado. Conoces al muchacho desde la clase ronca-chiste de humanidades. Se sentaba al lado tuyo y aquella vez que te quedaste sin forma de llegar a tu casa, el chamaco no estuvo tranquilo hasta que te consiguió transportación. Dicen que los estudiantes del interior de la isla son mas ingenuos y sanos comparados a los del área metropolitana. Parecía un ser humano normal…hasta hoy.

Tú vista se va acostumbrando a la oscuridad. Procuras ver qué es lo que esta encima de ti. ¡No es nada serio!… sólo un grupo de víboras paseándose sobre tu cuerpo desnudo. Contemplas con asco como su piel gris con manchas negras resplandecen misteriosamente en la oscuridad. Resulta que tu amigo es un pervertido, más de lo que te podías imaginar, ¡tiene la mente jodida!. Mientras intentas buscar una explicación a lo que te sucede, las víboras se siguen moviendo por tu cuerpo, acariciándote con sus movimientos. Una de ellas de hace frente y puedes ver su cabeza triangular mostrándote su lengua amenazante, dejando ver sus afilados colmillos. Está demasiado cerca para tu gusto. Procuras no respirar muy fuerte, a veces se te olvida como respirar. La víbora se retira a molestar por otros lugares. Tratas de se ser confundido con el suelo, ¡deseas ser el suelo!. Sigues sintiendo sus cuerpos fríos y resbaladizos. Tienes miedo a ser mordido, herido, morir. Las víboras no parecen tener preocupación alguna. ¡Es más!, se han encariñado especialmente con tu miembro viril que yace medio erecto de esta situación inesperada. ahora te arrepientes de tenerlo tan grande, Piensas en lo estúpido de tu orgullo ante aparatoso instrumento. Quisieras que fuera tan pequeño como un botón. Después de todo, es mejor pequeño y juguetón, que grande y bobolón. La víboras insisten en abrazarlo, quieren poseerlo.

Comienzan a apretarlo, te lo rozan con su colmillos, te lastiman, piensas que te lo van a estrangular. La ansiedad se apodera de ti. No puedes ni gritar. El terror te enmudece. Una víbora entierra sus colmillos en el pene, inyectando su veneno. Te duele, ¡carajo!. Quieres salir de allí, ¿cómo?. ¿Quién te puede ayudar?. Sientes, ¡sabes!, que tú amigo está cerca, observándote. disfrutando de la escena, burlándose de tu impotencia. La misma víbora que se presentó anteriormente comienza a indagar tus labios, intentas rechazarla, inútilmente, ¡ya ha forzado su entrada!. Introducida en tu boca se pasea por ella. La sientes en tu lengua, pesada, musculosa, roza los lados de tus mejillas. Dirige su cabeza hacia el fondo de tu garganta, moviéndose rítmicamente. Sientes ganas de vomitar. Tu mente se bloquea,te escapas de tu cuerpo. Te puedes ver a ti mismo tirado en el suelo como si fueras una equis gigantesca pintada en el suelo. Unos seres extraños han reclamado tu cuerpo. Una víbora ha descubierto tu ano. No puede entrar de primera intención, así que también te muerde. Otra víbora más gruesa, exageradamente resbaladiza y larga logra entrar, revolcándose hasta que ya no se ve, esta completamente dentro de ti. Ya no sientes. Esto es sólo una película sin sentido.

Ves que tu amigo comienza recoger las víboras, non ves cuantas son, pero él lo hace mientras sonríe. Introduce su mano en tu ano para sacar a la intrusa, mientras casualmente te pregunta si estas satisfecho con la pequeña aventura. Te asegura que lo hizo para realizar tu sueño de ser el héroe torturado, dice que fuiste tan valiente como Indiana Jones. Dudas que tu amigo conozca el personaje. Él termina de sacar la víbora de tu ano, reluciente de de tu sangre y excreta. No dices nada, no tienes palabras, te retuerces del dolor y asco. Te ahogas en tu propio olor. Tu amigo se burla a carcajadas. Él te viste, se despide con un apretón de manos y te lleva afuera. Por último estas en la calle, sin la menor idea de lo que realmente sucedió. Con clara impresión de que te cogieron de pendejo. Te duele todo el cuerpo. Sabes que el veneno esta recorriendo la sangre en tus venas. Te sientes débil. Caminas sin rumbo fijo, sintiendo aún las víboras encima de ti y quitándote el aire. Ves a Caronte, te espera para recogerte un poco mas adelante. ¡Ojalá que sea mejor la experiencia en Hades!.

Publicado en la Revista CONTORNOS 1996*
Dept de Estudios de Honor Universidad de Puerto Rico, Río Piedras

IMG_0875.PNG

*PS: versión no exacta