AtUrDidA

Tus labios ya no son vírgenes.

Ni vírgenes son tus pensamientos

desde que conoces el calor de su cuerpo.

Quisieras volverlo a ver,

quisieras no tenerlo cerca.

Ahora la soledad te atormenta,

el deseo te aprisiona.

Te asusta y te enamora.

Te enfurece y te provoca.

Lo sientes y luego se evapora.

Quizás lo amas,

Posiblemente lo odias.

Sólo deseas sus besos ahora.

Te bebes el veneno sin protesta.

Le dices que lo odias…

lo besas.

Piensas y te condenas,

No pierdas por esto la cabeza.

Quisieras olvidarlo,

enviarlo al infierno.

Te levantas,

te alejas.

Luego regresas

Atracción fatal, locura,

nadie por esto perderá su postura.

Perdiste la esperanza,

quizás el amor.

Eres odio,

eres pasión

en tus labios se dibuja el adiós.

Sin que nadie se entere,

de lo que en ti murió

y qué,

en su lugar,

nació.

aturdida2

Océano

Seguiré escribiendo,

hasta vaciar en tinta el alma.

Callando mi dolor en tinta y papel.

Sembrando incógnitos increíbles de laberintos indecibles.

Haciendo de mi misma,

un océano de emociones de historias.

Creando de mí,

el mar que arrulla la orilla,

Con olas inalcanzables e imprudentes.

Siendo impredecible.

A veces paz,

a veces guerra.

Soy toda agua,

océano,

donde no existe,

ni costa,

ni tierra,

que en su furia lo detenga.

oceano2

La dramaturga

De la vida hago drama

con complicada trama,

Confundiendo la realidad con la ironía de una lágrima

de alguna nube enjaulada.

No es cierto que a ti te hablo sin dejar de hacerlo.

Para hallar algo, ¡primero hay que perderlo!.

Y ya perdí,

y quizás algo hallas perdido,

con o sin sentido.

Pero a mí no me interesa hallar nada.

Sólo hago drama con complicada trama,

usando solamente las palabras.

Escribo historias de un sólo suspiro.

Has sido burlado creyendo, que, de mi te burlabas.

Este es nuestro destino.